miércoles, 2 de febrero de 2011

Estoy verde

Anoche salí con las nenas de la casa a ver "Enredados 3D".

I) Sospecho que alguien comentó al cine sobre mis actos de piratería, porque me cobraron mas de $100 por las tres entradas.

II) En el kiosco del complejo encontré en la tapa de una revista, dos buenas tetas delante de un amorfa figura de piel sobrante llamada Susana.

III) Estimo que la ciencia avala la falta de estética de los cristales papel celofán de los anteojos 3D en aras de lograr el efecto deseado. Ahora, que alguien me explique la razón del marco con cara de pelotudo.

IV) Regresando por la alfombra ridículamente estrellada de la famosa cadena de entretenimientos, puntué a la película con cinco estrellas. Aprovecho el espacio para rectificar ahora que sé de la utilización de la voz de Chayanne en el film.

V) Rapunzel está mucho mas linda y mas crecidita de lo que imaginaba cuando escuchaba el cuento de niño. Me gustaría saber por qué cada año que avanzo se amplía mi target. A este ritmo en unos años me gustarán ancianas y bebés.

7 comentarios:

Hermana de SDU-7 dijo...

El cine 3D es una cagada carísima. Por eso no voy más (a menos que me paguen) y me dedico a bajar torrents alegremente. La piratería internística es lo mejor que le pasó al mundo.

Y te está pegando la vejez :)

SOL dijo...

Que estés pensando en darle a dibujos animados es terriblemente grave! Juaaaaaaajajajajajaja

Bati dijo...

HERMANA: Todavía tengo veinti

SOL: Si supieras las noches que pasé con Barbies..

Lola dijo...

me mato la foto, le paso el tel d mi depiladora urgente!

La Criatura dijo...

¿enredados tresdé es un trabalenguas?

Bati dijo...

LOLA: Por qué el de su depiladora. Ha tenido inconvenientes de esa índole?

CRIATURA: Los estupefacientes han avanzado considerablemente en la interrupción de funciones psicomotrices simples..

florence dijo...

y probablemente compraste pochoclo que costaron en petrodolares y terminaste por aceptar tu derrota antes el mundo cosmopolita que nos esta estafando severamente hasta con una bolsita miserable de pisingayo